Noticias

POR EL MANTENIMIENTO DEL HOSPITAL PÚBLICO DE VILADECANS

LA CGT Y LAS ORGANIZACIONES QUE ESTÁN LUCHANDO POR EL MANTENIMIENTO DEL HOSPITAL PÚBLICO DE VILADECANS RELIZARÁN MAÑANA MIÉRCOLES 27 DE DICIEMBRE A LAS 11´30 HORAS LA ENTREGA DE 28.000 FIRMAS EN LA PLAÇA SANT JAUME EN EL PALAU DE LA GENERALITAT

 

 En calidad de entidad adherida a la Plataforma en Defensa del Hospital de Viladecans y de la Sanidad Pública, la Sección Sindical de CGT del Hospital de Viladecans acompañará el acto de entrega de cerca de 28.000 firmas al President Artur Mas, junto a representantes del casi centenar de entidades firmantes del "Comunicado Público en Defensa del Hospital de Viladecans", del pasado mes de julio.

En cada una de las notas de prensa que enviamos a los medios, no nos cansamos de intentar dar visibilidad a la articulada estrategia privatizadora de sucesivos gobiernos de la Generalitat, que han priorizado sus compromisos políticos y "amiguismos" y relegado la buena calidad y excelentes resultados de un centro público positivamente singular, como es el caso del Hospital de Viladecans.

La construcción y puesta en marcha de dos hospitales concertados sobredimensionados en el Baix Llobregat (Sant Boi y Moisés Broggi) y la marcha de cerca de 350.000 habitantes del hospital de Bellvitge al hospital Broggi, en el año 2010, representaron la condena del Hospital de Viladecans a la decadencia, sentencia esta que, desde el año 2011, el Govern de la Generalitat viene tratando de ejecutar.

Así, la población de referencia (180.000 habitantes) del más pequeño y eficiente hospital público catalán, el Hospital de Viladecans, pasó a ser presa muy codiciada, tanto por el hospital de Sant Boi, como por el hospital de Bellvitge.

Sant Boi tiene un hospital concertado destinado a la atención de 125.000 habitantes, pero sus dimensiones son capaces de ofrecerla a 300.000. Por otro lado, el hospital público de Bellvitge, tras perder gran parte de su población de referencia de niveles I y II de complejidad, se vio obligado a cerrar una parte del centro, a causa de la reducción de actividad sufrida.

Así, a causa del gran transvase de habitantes adscritos a la atención sanitaria pública (hospital de Bellvitge), a un centro concertado del poderoso Consorci Sanitari Integral (hospital Moises Broggi), y de los propósitos expansores de otro robusto grupo empresarial de la sanidad concertada , la Orde Hospitalari de Sant Joan de Deu (nuevo hospital de Sant Boi), a partir de marzo del 2011, para el Hospital Viladecans, todo han sido embestidas: desde la entonces sorprendente retirada de su muy bien sucedida y ampliamente reconocida autonomía de gestión, dejando el centro a merced del hospital de Bellvitge (como si de un apéndice se tratara), hasta el tremendo ahogo presupuestario a que viene estando sometido.

Actualmente, tras el intento de la Generalitat, del pasado mes de julio, de trasladar el nivel II de complejidad del Hospital de Viladecans al hospital de Sant Boi, supuestamente fallido a causa de la movilización ciudadana, se ha decidido regalar una parte de la oftalmología que actualmente se atiende en Viladecans a este centro concertado. 

Arriba