Noticias

CGT Hospital de Viladecans en la ASAMBLEA INFORMATIVA de la Plataforma en Defensa del Hospital de Viladecans y de la Sanidad Pública

 

El próximo miércoles, 16/11, a las 18 horas, la CGT participará y citará a los trabajadores y usuarios del Hospital de Viladecans a  la ASAMBLEA INFORMATIVA convocada por la "Plataforma en Defensa del Hospital de Viladecans y de la Sanidad Pública". El objetivo es reclamar la atención ciudadana respecto a la repercusión de la perniciosa política sanitaria diseñada por la Conselleria de Salut  para el  que hasta hace siete meses venía siendo el hospital  más eficiente del ICS y uno de los más eficientes de toda Catalunya.

Esta asamblea tendrá como escenario las acciones de las agrupaciones de indignados de los pueblos de Begues, Castelldefels, Gavà, Sant Climent y Viladecans, acampados en sus jardines desde hace una semana.

 

Nota de Prensa de la Sección Sindical de CGT del

Hospital de Viladecans

 

Las iniciativas de CGT, de la Plataforma en Defensa del Hospital de Viladecans y de la Sanidad Pública y de las agrupaciones de indignados de las cinco poblaciones afectadas confluyen en el propósito de proteger y preservar el Hospital de Viladecans deldesmantelamiento y deterioro a que está expuesto a consecuencia del reciente menoscabo de su autonomía.

 

Pensamos que lo que viene pasando desde hace aproximadamente siete  meses en nuestro Hospital  es fuertemente indicativo de una estrategia de la Consellería  de Salut que pretende reducir el número de hospitales públicos autónomos del Institut Català de la Salut de ocho a siete.

Entendemos que ello podría ocurrir de distintas maneras: a través de la transformación del Hospital de Viladecans en un simple satélite del Hospital de Bellvitge, o, teniendo en cuenta la controvertida Ley Omnibus y los anuncios del Conseller Boi Ruiz respecto a la fragmentación del Instituto Català de la Salut, que la Generalitat decida deshacerse del Hospital de Viladecans (o de parte de él), pasándolo a manos privadas. Cualquiera de los dos posibles destinos a que podría enfrentarse  el más pequeño y eficiente hospital del Institut Català de la Salut truncará irremediablemente sus, hasta hace pocos meses, prometedoras perspectivas de futuro.

La supuesta estrategia paralizante perpetrada por la Consellería de Salut al Hospital de Viladecans está echando por tierra el éxito de un hospital totalmente público que, de forma ejemplar,  venía destacando por haber sido capaz de sonrojar a políticos y gestores. En los últimos años, Viladecans ha sido el hospital del Instituto Català de la Salut capaz de demostrar que la tan señalada "ineficiencia de los servicios públicos" puede ser solventada a través del empleo de determinados valores y capacidades aplicados a la gestión, como pueden ser el compromiso y la competencia.

El próximo miércoles, 16/11, a las 18 horas, la "Plataforma en Defensa del Hospital de Viladecans y de la Sanidad Pública" está convocando la ciudadanía a una ASAMBLEA INFORMATIVA en la plaza delante de la entrada  principal del Hospital, que está plagada de pancartas con consignas que manifiestan el mal estar social generado por la temeraria  y dañina política sanitaria puesta en marcha  por el Govern de la Generalitat, de CiU.

Desde esta plaza también es posible ver el CAMPAMENTO ACTIVO que los "INDIGNADOS" están llevando a cabo hace ya una semana. El malestar, el descontento y el reproche social, mayoritarios en la zona, se palpan en el aire.

Con esta ASAMBLEA, que se repetirá en las siguientes semanas en Castelldefels y Gavà, la Plataforma pretende dar a conocer la actual situación del Hospital y de la sanidad catalana en general, explicando las acciones que se ha llevado y que se pretende llevar a cabo, con el fin de presionar la Administración para restituir su autonomía de gestión y  arrancar la prometida ampliación del Hospital.

Por su lado, la ACAMPADA ACTIVA también busca, además de llamar la atención  de los usuarios, concebir estrategias creativas para dar a conocer a la ciudadanía los problemas y el incierto porvenir a que se enfrenta el Hospital de Viladecans.

Arriba