Notas de Prensa

Denuncia a @bcn_ajuntament, @AMBmobilitat y a SALVAMAR UTE que les cadires de vigilància dels @socorristasbcn no garanteixen la seguretat i salut dels treballadors @CGTSanidadBCN

LAS SILLAS DE VIGILANCIA DE LOS SOCORRISTAS DE LAS PLAYAS DE BARCELONA

NO GARANTIZAN NI LA SEGURIDAD DE LOS BAÑISTAS NI LA SALUD DE LOS TRABAJADORES.

Los socorristas de CGT de las playas de Barcelona presentan una denuncia en Inspección de Trabajo contra el Ayuntamiento de Barcelona, la AMB (Área Metropolitana de Barcelona) y la UTE Salvamar: Eulen S.A.- Aunar Group 2009 S.L

Hace años que los socorristas de las playas de Barcelona reclaman unas sillas de vigilancia que sirvan tanto para garantizar la seguridad de los bañistas como la protección de la salud de los trabajadores. Las sillas de vigilancia actuales tienen más de 30 años de antigüedad, están totalmente anticuadas y los sistemas de vigilancia y seguridad en el mar han evolucionado mucho.
El pasado mes de julio, se ha presentado un nuevo prototipo a la prensa y la CGT lo hemos denunciado en Inspección de Trabajo por no cumplir la Ley de prevención de riesgos laborales, ni tampoco garantiza la seguridad de los bañistas. Los socorristas no han tenido la oportunidad de participar en su elaboración, desaprovechándose los muchos años de experiencia que podrían haber aportado mejoras sustanciales.

En diversas reuniones y escritos los trabajadores del servicio de salvamento y socorrismo de Barcelona le han propuesto al Ayuntamiento de Barcelona y el AMB (Área Metropolitana de Barcelona) participar en la realización de las mejoras necesarias para tener un puesto de trabajo que sirva para cumplir sus funciones con eficacia y la respuesta ha sido la presentación de un prototipo realizado por el AMB, con el beneplácito del Ayuntamiento, no tenemos constancia de lo contrario, donde no se garantizará ni la seguridad de los bañistas ni la salud de los trabajadores.
Las sillas de socorrismo no se pueden diseñar exclusivamente por personas que realizan sus funciones detrás de un ordenador, se tiene que contar con los trabajadores, con su opinión, con sus años de experiencia, etc. y lo que se ha hecho ha sido presentar un prototipo que no cumple los mínimos requisitos exigibles para las playas de Barcelona, visitadas cada año por 4,5 millones de visitantes entre abril y septiembre y donde se realizan por parte de los socorristas unas 5.000 actuaciones anuales de las que unas 60 son de gravedad (ahogamientos, infartos, fracturas óseas, etc).

El nuevo prototipo presentado por la AMB, es más moderno, pero no mejora sustancialmente las prestaciones de las actuales, solo su fachada: tiene una altura insuficiente, se aleja la ubicación de la orilla de la playa (los parasoles de los bañistas impiden la visibilidad), en la posición cerrada para protegerse de los cambios climáticos no hay ventilación y se generan altas temperaturas en su interior, también se tienen que anclar en una base de concreto de 5000 kilogramos enterrada en la arena lo que hace muy difícil la movilidad de la torre dependiendo de la orografía de la playa de cada momento y los requisitos de vigilancia según la etapa de la temporada.

En cuanto a la salud de los socorristas no se utilizan materiales que eliminen las radiaciones ultravioletas adecuadamente, las cabinas no se cierran cuando no hay servicio y por lo tanto están accesibles para cualquier persona siendo conflictivo especialmente por la noche y con el consiguiente riesgo biológico (orina, vómitos, etc) para los trabajadores, tampoco se especifica si son seguras en caso de tormenta eléctrica. Exigimos que se cumpla con la vigilancia y se realicen revisiones dermatológicas dadas la gran exposición al sol y la ausencia de medidas preventivas existentes en la actualidad.

El problema para encontrar un interlocutor se agrava por el siguiente amalgama administrativo: el Ayuntamiento de Barcelona licita el servicio de salvamento y socorrismo de las playas de la ciudad de Barcelona, la empresa UTE Salvamar: Eulen S.A.- Aunar Group 2009 S.L es quien contrata a los trabajadores, pero hay servicios en las playas como las sillas de los socorristas que las gestiona el Área Metropolitana de Barcelona, con lo que nos encontramos que hay tres entes que participan en el mismo servicio, pero todos ellos derivan las responsabilidades en los otros. Esto provoca una indefensión total en los trabajadores para actuar hasta en temas tan serios como es la prevención de riesgos laborales y la seguridad de los bañistas.

La plantilla actual del servicio de salvamento y socorrismo de Barcelona es de 108 personas fijas-discontinuas entre socorristas, coordinadores, técnicos de emergencia sanitaria, enfermeros y personal de baños adaptados; más 5 socorristas que actualmente están con contrato de sustitución y los médicos que no forman parte de la empresa.

La CGT queremos un servicio de socorrismo de calidad en las playas de Barcelona que garantice la seguridad de los bañistas y la salud de los trabajadores. Además de campañas publicitarias de autobombo realizadas por los diversos estamentos políticos, siempre se olvidan de los trabajadores y de los usuarios. No utilizar materiales ni un diseño correcto que eviten las radiaciones ultravioletas, la imposibilidad de mover la torre dificultando la buena visibilidad de los bañistas, el impedimento a la participación de los trabajadores en el desarrollo del modelo de puesto de vigilancia y todo lo anteriormente expuesto, nos hace pensar que realmente no hay interés en conseguir una torre de vigilancia útil, sino mostrar una imagen nueva, pero no mejorar sus prestaciones ni en seguridad ni en salud.

Carlos Navarro CGT-Prensa Barcelona
Barcelona 21 de Agosto del 2018.

 

Arriba